Hebra X Hebra


Claudia Goldin rescata el pasado precolombino en cada tapiz tejido al telar

La expresión de una cultura adquiere diferentes manifestaciones. Los grupos humanos que habitaron el planeta buscaron a través de sus objetos, danzas y música transmitir aquello que les preocupaba o les producía placer. Así como un pueblo trasciende en el tiempo por sus valores filosóficos, también lo hace a partir de su organización social, sus leyes y sus expresiones artísticas, entre otras, el tejido. Este acompaña al hombre desde el comienzo de los tiempos porque surguió de la necesidad de abrigo y protección contra las in- clemencias climáticas. Pueden ser con lanas de oveja, llama o fibras vegetales, para la confección de prendas, alfombras, tapices u objetos decorativos. Lo cierto es que hoy, con la revalorización de nuestras raíces, cobran vigencia los objetos vinculados al pasado indígena del sur: de América. Claudia Goldin es una rosarina que se volcó al tejido de tapices con técnicas precolombinas recreadas con elementos que vienen de la plástica y de otras expresiones artísticas. Desde muy joven se sintió atraída por el tejido en telar en un tiempo donde era muy difícil conseguir maestros que la guiaran en la técnica. Hoy dice estar "sorprendida y maravillada" por el fenómeno de revalorización de nuestras raíces y aspira a que no sea "sólo una moda pasajera".

- ¿Cómo fueron tus comienzos y por qué te atrajeron los tejidos en telar?

- Me dedico a los tejidos en telar desde hace más de; 25 años. Empecé a los 16 años. Por entonces me llamaba la atención todo lo indígena, lo que tenía que ver con el tejido y la vestimenta de los aborígenes. Mi abuela materna tenía un telar vertical en la pieza que yo dormía cuando iba a su casa y me fascinaba ver cómo el tejido aumentaba poco a poco. Por esos años me costó encontrar en Rosario quién pudiera enseñarme hasta que me conecté con el arquitecto Alfredo De Gregorio que tenía un taller de vitraux y además enseñaba tejidos. Con él hice mis primeros trabajos, me encantaba la evolución hebra a hebra. Cuando terminé el colegio secundario empecé a estudiar la licenciatura en Filosofía, después cambié por Psicología. A la par seguía con los tejidos.

- ¿Qué relación ves entre la filosofía, la psicología y los tejidos?

- Tanto la filosofía, la psicología y los tejidos son expresiones humanas. Nos expresamos a través de la cultura y la psiquis. Todo está relacionado. La historia, el Presente y el pasado, la creatividad, las emociones, lo antropológico. Son distintos aspectos de una misma cosa. Pero; esto me llevó años entenderlo así. Hoy pude hacer una sintesis y comprendí que la psicología me sirve para el trabajo en grupos, porque a mis talleres viene gente que usa el tejido como laborterapia o porque está estresada.

- ¿Cómo fue tu búsqueda de los primeros años?

- Cuando empecé con el tejido en telar estábamo en pleno Proceso militar. No había dónde aprenderlo, ni ferias, habían desaparecido como tantas otras expresiones populares. Luego de pasar por el taller de Alfredo De Gregorio seguí aprendiendo con una chica francesa, nacida en Paris, Mane France, se llamaba, que se había capacitado con Norma Vaschetti, una artista plástica pionera en enseñar la técnica del tejido en telar en Rosario. Por entonces era complicado conseguir los telares, los materiales. En general se trabajaba con técnicas europeas, con el telar que venía del gobelino. Cuando comencé era como un hobby, viajaba mucho, visitaba las reservas mapuches en el sur. Esto fue entre los 19 y 24 años; estudiaba Psicología y seguía apasionada por los tejidos. Confeccionábamos ropa tejida que vendíamos en las facultades. Corría el año 1988.

-¿ Dónde y cómo surgieron los tejidos en telar?

- Los que somos fanáticos de lo precolombino decimos que el telar surgió en América del Sur, pero no es así. Las primeras telas surgieron con los primeros habitantes del planeta. Mi especialidad es el tejido americano del sur. Cada etnia posee una técnica con diseños y colores que le son propios. Los trabajos textiles eran expresiones de una cultura, una especie de comunicación del entorno, de las costumbres, de los rituales chamánicos y de la vida cotidiana. Es muy difícil precisar cuántas técnicas de tejido existen en América porque son muchísimas. En la zona del Antiguo Perú estuvieron todas las culturas anteriores a los incas (más de 2.500 años antes de Cristo) con una vasta tradición en tejidos. Después le siguieron los incas, quienes recibieron este legado, y estos últimos influenciaron luego en los aborígenes de Argentina, Ecuador y Bolivia, entre otros.

En Argentina encontramos los tejidos de los mapuches (en el sur); de los wichis (al norte), y los diaguitas en el noroeste. Los mapuches, por ejemplo, trabajan con el telar vertical y son reconocidos por el diseño de la araña en el que utilizan una técnica denominada de flotación de los hilos de la urdimbre (con lana de oveja hilada a mano) y la cruz pampa, muy difundida actualmente. En cambio, en el noroeste sobresalen los tapices con paisajes norteños y las piezas de telas confeccionadas en telares criollos a | pedal. Mientras que en el Chaco predomina la técnica de la yiscas (una especie de malla bien rústica con la que se confeccionan bolsos) que se hace con una fibra vegetal (cha-I guar). También tenemos toda la cultura propia de las ciudades, que toma estas técnicas y las recrea en diferentes objetos para uso personal o la decoración de ambientes.

- ¿Percibís un auge de lo autóctono, una re-valorización de lo indígena, y de ser así, qué lo motiva?

- Es evidente que existe una vuelta a los orígenes de América, a la cosa étnica. Para que esto ocurra primero debió terminar el todo por dos pesos. Esto trajo consigo una revalorización del oficio manual y artesanal, de lo hecho con las manos, y más aún si está relacionado con las expresiones culturales de América. Qué maravilla que pase esto Pensar que hace 25 años no había lugares dónde estudiar. Este auge trae también mucha improvisación y falta de compromiso, porque esta actividad exige un compromiso con la difusión de las tradiciones. Sin embargo es muy bueno que existan personas que continúen con esta tarea porque se trata del patrimonio cultural de la humanidad.

CALIDEZ Y ABRIGO

Claudia Goldin elabora tapices de pared o esculturas textiles (el tapiz llevado a la tridimensión), técnica de la que es creadora. "En realidad no hago tapices para comercializarlos sino sólo a pedido o para mostrar en exposiciones". Justifica esta decisión en que cada trabajo le demanda más de un año. "Hago el proceso desde cero, hebra por hebra". Primero les da el color para lo cual usa plantas de la zona, salvo la cochinilla (parásito que se aloja en las hojas de un cactus y que da los tonos del rojo) que la traen desde Chile. Para aclarar los tonos usa jugo de limón, y para fijarlos, alumbre, sal, crémor tártaro, cenizas de algarrobo y orina (si es de un adolescente varón, mejor). "Las piezas tejidas aportan a los ambientes una calidez especial -agrega la artesana-. Tiene que ver con que el material textil, que se vincula con el abrigo, con el vestirse, con la oveja y la llama. Esa cualidad es un plus que se nota en cada obra terminada", agrega finalmente.